Llegas y apenas atravesar la puerta de casa, sin más tiempo que el de soltar tu maleta, desnudarte y darte una ducha, ya me dejabas claro que venía a continuación. Sin pensarlo, me desnudo y te acompaño. Salgo y te dejo que acabes mientras voy a la habitación a esperarte…

Apareces junto a la puerta y ya empiezas a comerme sin apenas dejarme respirar, tú y tus ganas de mí, yo y mi manía de desearte tan en secreto como si de un pecado carnal se tratara.

Mientras lo haces no apartas tu mirada de la mía, puedo ver en tus ojos ese deseo de hacerme tuya, salvajemente tuya… Te tumbas a mi lado, no quieres alargar más esa espera, me abres despacio los labios con los dedos, sientes lo mojada que estoy…

Introduces tus dedos y los sacas segundos después manchados de esa blanca eyaculación de mujer… Agarras un pecho con tu mano, sabes que te estoy esperando, mi respiración empieza a ser agitada.

Te gusta la luz, donde puedas mirarme, donde puedas ver que acariciar, donde puedas ver bien para asi lamerme con tu lengua salvaje e investigar los inicios de mi deseo, mirándome fijamente a los ojos mientras lo haces…y por primera vez, incorporo mi cabeza para poder ver como lo haces, al hacerlo clavamos nuestras miradas.

Ver tus ojos desde esa posición me provoca un orgasmo que jamás había sentido, me fascina de tal manera que nunca podré olvidar esos ojos con los que me mirabas.

Nunca te conformas, y me dedicas todo el tiempo necesario a recorrer cada centímetro de mi cuerpo, tratando de encontrarme nuevas zonas erógenas que solo tú sabes como estimularlas y hacerme vibrar de placer.

Tu mano izquierda aprisiona mi cuello levemente, mientras me besas con esa pasión y es en ese momento cuando muy suavemente empiezas a penetrarme, centímetro a centímetro…

Me siento totalmente vulnerable, me conoces tan bien y cada leve movimiento de tu cintura me hace morderme los labios de placer para tratar aguantar ese grito de placer que quisiera soltar mientras te muerdo y clavo mis uñas sobre tu espalda.

Pérdida en tus brazos siento como entras en mi, una, otra y otra vez., y estallas dentro de mi, abrazándome muy fuerte. No hay lugar mejor dónde yo quiera estar ahora disfrutando completamente de ti.

es Spanish
X